sábado, 3 de marzo de 2007

Aqui.

Luego de la experiencia aventura-de-mujer-de-mediana-edad- de alto nivel cultural y bajo nivel dineral, mi pareja se instala diez dias conmigo en la villa.
Y entonces paso de chica audaz a amable mantenida, y converso con los vendedores bajo la sombrisshhha y con el clarin en mano, así, pateticamente distendida.
Mi esquizofrenia es agradable si se la lleva bien.
Y paso a ser parte de la media que veranea un tiempo medio en una villa media, y come platos en la 3 de dudoso gusto, y compra, compra, compra.
Pero merde que lo he disfrutado.
He llegado ayer y hoy estoy en proceso de reconstruir mi existencia.
Que placer dormir con la siamesita pegada al cuello.
Y que placer, dormir sola.

1 comentario:

Veriska dijo...

Dormir sola.... es verdad, aveces es MUUUUUY PLACENTERO. (sola de cia humana) porque siempre es lindo la companía gatunita.
:)