sábado, 1 de marzo de 2008

Tanta belleza, por Dios.



2 comentarios:

Minerva dijo...

Qué buena foto la del medio, cómo le salió ese color tan raro, tan azul?
El pulóver de gatos lo compré en la Bond Street, la galería de Av. Santa Fe. Deben tener todavía alguno parecido, yo no me lo saco de encima en todo el invierno.
Besos!

De Lirium soy dijo...

Sí, realmente, es como mágica la del medio, pero siento que la que crea un clima especial y se transmite es la última. Beso.
Ah, y menos mal que se dignó volver jajá!