viernes, 30 de enero de 2009



El Gato estaba en un misero cuartucho rodeado de trastos.Me miro, como reprochandome,hasta que se dejo acariciar y meter en su caja,y pude llevarmelo a casa otra vez.Ando como madre culposa buscandolo por los patios para ofrecerle queso y sardinas.Ayer se digno a dormir conmigo.Que manipuladores pueden volverse los afectos.

4 comentarios:

Danixa dijo...

comento lo de allá abajo:
"El chongo en su habitat natural se vuelve hermoso, autentico, deseable y tan amigo" es una gran frase, concepto filosófico genial. El contexto hace la obra.... Juás.

Genia.

La Flaca Benelli dijo...

Què hermoso gato! es normal ceder a sus encantos!

AN dijo...

EL GATO ESTA OFENDIDO. Y TIENE RAZÓN.
MUNITO.

La Gata Lola dijo...

Siempre terminamos haciendo lo que los gatos quieren jeje

Besos!