viernes, 25 de septiembre de 2009

Triste destino el de los suspendidos, porque el amor llama, y el pulso te recuerda que aun puedes levantarte del cajon y salir a dar un paseo.

1 comentario:

De Lirium soy dijo...

Y entonces dejan/mos de estar suspendidos...

hermosas fotos de Ezequiel, un bombonazo!

Un abrazo... espero que estés bien.