sábado, 24 de marzo de 2007

Tango de La Paternal

y que te esperabas ingenuo pálido, improvisado folletín
a lo mejor te imaginaste otra cosa
un recuerdo común un vista gorda y adelante
un racimo de latas del dos pesos, qué.

Que los años transcurren sin que tengas plena conciencia de eso, no?

todos los pibes del barrio sufren de lo mismo
El francés murió creyendo que todavía Argentinos salia campeón en primera
Creyó que el monigote que le lavaba la ropa era una princesa de La Paternal
El pollo dio el ultimo aliento y juró en la cama del Alvarez que se la bancaba
el loco Patilla, a los tiros en la esquina de Juanbejusto y gavilán
- cuando no le sirvió mas a los ratis-
Las pibas, esa que todavía imaginan ser deseables
y arrastran los huesos del paco en las órbitas de los ojos.

Ya ni coger se puede.
Los tachos van a parar en fila india de un genocidio gozoso
el baldío que alguna vez fue un supermercado de mierda -donde la gente se comía que estaba
en el primer mundo-
Pero no importa, ya viene otra vez el carnaval.

Voy a agitar la levita recordando fiestas grandes/
voy
a llorar con Los Mismos frente a ellos, con el bolsito apretado en el estomago,
a mirar los nuevos niños batirse a duelo con espuma.
conversare con mi suegra bajo el vapor de choripanes/ saludando vecinos / pibes / creeré

otra vez en el sentido de Comunidad.


Katza Erica Kumitz

(Un homenaje a la herencia maldita del proceso)

2 comentarios:

Minerva dijo...

¿Vos decís? A mí, que vivo en La Paternal, me cuesta enormemente volver a creer en "el sentido de la comunidad". Y el corso de Av. San Martín no colabora demasiado, ¿no?

katza dijo...

Yo tambien vivo en La Paternal!
:))