sábado, 19 de julio de 2008

Embelesada

Ella viene a ayudarme a veces, mas precisamente, su enfermizo amor por el nieto hace que venga en peregrinacion desde Monserrat solo para tender su camita y abrir la habitacion a fin de que "se ventile".
Su mania obsesiva es lavar ropa, solo piensa en eso.Sube las escaleras y al rato arroja por ellas la ropa, toda la que encuentre.Su cara expresa una satisfaccion que traduce en una media sonrisa casi giocondesca.Luego, delante del tambor, se queda un rato bastante largo mirando como gira la maquina, como el agua hace espuma.Y , mas tarde, sube a verificar si , efectivamente, ya se ha secado.Si se tiene que ir antes llama a la noche para comprobar si tuve el sano juicio de descolgarla, y si le digo que no, escucho su pena, monocorde, sin fin, por la interrupcion del proceso, tan largamente esperado.

2 comentarios:

Dina dijo...

Qué bueno que volviste a escribir!! te extrañaba... y disfruto tanto de tu visión del mundo!!
besos y FELIZ DIA AMIGA!!!

katza dijo...

LA EXTRAÑO TANTO